Lupa en mano y cámara en ristre, paseando por lo mejor y lo peor de la ciudad

domingo, 13 de octubre de 2013

Depósitos y torreones

Desde muy niña, he visto en Santa Cruz unas construcciones muy peculiares que, de siempre, han acaparado mi atención. En casa, oía que los llamaban torreones de la luz, a unos, y depósitos del agua, a los otros. Hoy, continúan ahí. Testigos mudos e inamovibles que han visto cómo han ido transformándose sus alrededores y, a ellos, se les ha ido perdonando la vida. Si esa vida fuera animada, seguro que estarían pensando que si siguen en el mismo sitio y sin grandes cambios, es porque aún son necesarios a la ciudad. Y no se equivocarían. Incluso, a los depósitos de agua en particular, se les adecenta y embellece cada cierto tiempo, con una campaña de mantenimiento encomiable, por parte de la empresa que gestiona los asuntos del líquido elemento. Seguramente, como parte de su compromiso legal con la institución pública que dirige esta ciudad. 
Menos cuidadas aparecen las tres antiguas estaciones transformadoras, que permitieron los inicios de la iluminación de la capital, y que aún se conservan. Según los anales, fueron construidas en la década de los años 20 del pasado siglo, y solían encargarse a prestigiosos arquitectos de la época, siendo el técnico municipal, D. Antonio Pintor y Ocete, el responsable de estos "torreones de la luz", que muestran características del estilo ecléctico imperante en aquellos años. Dos de ellos siguen teniendo vida activa gestionada por la compañía Unelco-Endesa, mientras que el otro sólo sobrevive al paso de los años. Están situados con bastante proximidad, unos de otros. En sentido descendente, la primera de estas viejas estaciones está en la calle Horacio Nelson, en el cruce de esta vía con la del Perdón (antigua General Goded) y el Camino Oliver. La siguiente tiene difícil localización, porque se encuentra en el interior de los jardines del Parque García Sanabria. Concretamente, en los aledaños a José Naveiras o de Los Campos, muy cerca del acceso a este recinto, desde esta calle y su confluencia con la de Méndez Núñez. El tercero y último está en la vía ascendente de la Rambla 25 de Julio, frente al antiguo edificio de la Escuela de Comercio, hoy, sede de la escuela de Empresa y Turismo. 

Además de estas estaciones en forma de torres, se conservan otras dos, en la Cruz del Señor y en Ofra, que no responden, en absoluto, a este diseño, aunque pertenecen a la misma época que las anteriores. La primera es de estilo puramente racionalista y fue diseñada y construida por el arquitecto José Blasco, de cuyo proyecto no se llevó a cabo el edificio anexo que él concibió. Se encuentra en la esquina formada por la Avenida de Ángel Romero, con la calle José Turina. Hoy aparece rodeada de un muro que impide apreciar, por completo, su calidad. Tanto ésta como la de Ofra, pasan desapercibidas, porque están integradas en el mosaico de edificaciones de esas amplias zonas de la ciudad y no están debidamente mantenidas, ofreciendo un aspecto poco deseable, para su indudable valor histórico-industrial. 

Los depósitos de agua potable, más fáciles de localizar en nuestra ciudad, son el de la Plaza de Toros y el de Salamanca. Ambos fueron construidos por la empresa privada EMMASA, entre los años 50 y 60 del siglo XX y son de factura arquitectónica similar, aunque de dimensiones y ubicación muy diferentes. El primero ocupa una buena superficie rectangular limitada por la calle Comandante Sánchez Pinto y la zona de aparcamientos de la calle Horacio Nelson. Tiene una magnífica visibilidad, dado que es una construcción exenta, sin ninguna otra edificación adosada a ella. Hubo un tiempo en el que su aspecto fue bastante lamentable y se temió por su paralización e, incluso, desaparición, pero el crecimiento demográfico imparable y el sentido común de alguna autoridad, han hecho que se la regenerara y recuperara con todo su esplendor. 

El otro depósito emblemático, por su antigüedad, es el de Salamanca, llamado así porque su solar se ubica en el límite del barrio del mismo nombre y el del Uruguay, estando su entrada en la calle de Febles Campos. Al contrario que el de la Plaza de Toros, colinda con el Colegio público Salamanca (antiguo José Antonio) y una antigua guardería infantil, gestionada con fondos públicos, y hoy cerrada. Hasta hace unos pocos meses, era imposible saber sus características desde fuera, porque una gran portada metálica y sin huecos, impedía ver su interior. Recientemente, esa portada fue sustituida por una cancela mucho más ligera y abierta y que deja ver un pequeño sector del interior de la instalación. Como la de Horacio Nelson, también dejaba ver un deterioro exterior deplorable, pero se ha subsanado al mismo tiempo que se sustituyó la portada de acceso. 

También en otros lugares de la ciudad, podemos apreciar, con relativa facilidad, depósitos de construcción posterior y de menor interés arquitectónico, como puede ser el de Tío Pino, entre la calle del mismo nombre y la de Pedro José de Mendizábal, en la urbanización Tristán, o también el de la zona de Ofra, en la esquina correspondiente a las calles Nicolás González Sopranis y José Víctor Domínguez, en la trasera de los jardines de la clínica San Juan de Dios. 

Sirvan las muestras de hoy como ejemplo de la arquitectura industrial que se hizo, en esta capital, en la primera parte del siglo XX y que, por fortuna, aún perviven y cohabitan con otras mucho más modernas, pero quizá también más anodinas y de menor interés, desde el punto de vista estrictamente estético, y que es el que siempre mueve a quien esto les cuenta.

9 comentarios:

  1. Muy interesante, Chari, como todo lo que sueles contar. Menos mal que te tenemos de cronista de este Santa Cruz. Nos haces amarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Isa, pero demasiada responsabilidad me das: ¡cronista de mi ciudad, casi nada! No pretendo tal cosa ni tengo conocimientos suficientes para hacerlo. Como bien sabes, sólo intento destacar aquello que me gusta o me disgusta y me llama la atención, estéticamente hablando. Si consigo que ustedes se fijen tanto como yo, misión cumplida.
    Gracias, también, por seguir acompañándome por estos sitios que son de todos. un beso, chiquilla.

    ResponderEliminar
  3. Como en otras ocasiones haces q nos fijemos en aspectos de nuestra ciudad por los que pasamos habitualmente y no los vemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida amiga, por tu compañía. Si con estos modestos relatos consigo que mis convecinos se fijen en lo que la ciudad nos ofrece, como elementos de su historia y de su estética, me doy por muy satisfecha. Por lo menos, es lo que intento.

      Eliminar
  4. Soy una seguidora, desde la lejanía, de tu blog sobre Santa Cruz. En relación a estos depósitos que nombras, los recuerdo perfectamente, pero también creo recordar que hubo otros de factura menos elegante, cilíndrícos y muy grandes, que estaban situados en diversos lugares de la ciudad, en zonas altas. No sé si eran para abastecer de agua a las casas o para riego. Por ejemplo, había uno en la carretera de subida a Los Campitos. ¿Estoy equivocada? ¿Aún existen?

    ResponderEliminar
  5. La Candidaeréndira16 de octubre de 2013, 14:30

    Charo que interesante tu escrito sobre torreones y depósitos. Me viene a la memoria el torreón de la Plaza del Patriotismo (tan cerca de nuestro colegio) estaba en la confluencia de las calles Suárez Guerra, Emilio Calzadilla, La Plaza del Príncipe y La Rosa...Ese torreón "YA NO EXISTE" .Se levantaba enfrente del Parque recreativo "YA NO EXISTE", la antigua sede de La Masa Coral "YA NO EXISTE", y una casa preciosa que hacía esquina/chaflán entre el comienzo de Suárez Guerra y la Calle del Norte (la Plaza del Príncipe) y en cuyos bajos estaba la perfumería "DEKA"; esa casa era de estilo ecléptico con algunos elementos de Art Nouveau espléndidos como un gran ventanal casi circular y un balcón de forja belliísimo que daba hacia la Plaza del Príncipe...."YA NO EXISTE".
    ¡Qué pena, en tan pocos metros cuadrados cuanto patrimonio de Santa Cruz ha sucumbido bajo la piqueta manejada por tantos analfabetos especuladores (analfabestias) metidos a políticos! Así se escribe (desgraciadamente) la historia.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Cándidaeréndira, por volver a acompañarme en otra de mis rondas capitalinas. No me queda más remedio que darte la razón en tus "YANOEXISTE". En los que nombras y, por desgracia, en otros muchos que ya he citado en entradas anteriores.
    Que las ciudades se transformen y se adapten a los nuevos tiempos, es inevitable. Sobre todo cuando su población crece y sus superficies se expanden. Pero, para mí, lo que no debe ocurrir es que desaparezcan verdaderas joyas de la arquitectura que, por su historia y/o su belleza, merecían conservarse y mantenerlas a toda costa. A lo mejor, con otros usos, pero guardando sus valores estéticos originales.
    A esos insensibles y analfabetos especuladores, metidos a políticos, les debemos la desaparición de lo que nunca debió desaparecer y, me temo, que ni tú ni yo vamos a tener la oportunidad de ver que esta mentalidad destructora y especuladora desaparezca. Parece que va implícita en la condición humana, sobre todo, de los que dirigen por este lado de los continentes.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Charo, por ayudarnos a "mirar" nuestra ciudad y no limitarnos a ver y seguir de largo sin reparar en lo visto.
    Es estupendo que haya una persona como tú, tan preparada y activa, que vaya recogiendo y archivando todos estos edificios, rincones y detalles; bonitos, feos, curiosos...pero cada uno único y parte de la historia de nuestra ciudad y que tendrían que conservarse y mimarse como muestra de nuestro patrimonio. Pequeñito pero muy nuestro.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Querida Charo, es un placer seguir leyendo tus andaduras por esta Ciudad transmitiendo, a través de tus observaciones, el inmenso cariño que le pones a lo que escribes compartiéndolo con nosotros. Me gusta los temas que eliges, me hacen recordar sitios, encuentros, olores, infancia, adolescencia. Este va que ni pintado, porque vivía muy cerca del depósito de la Plaza de Toros y ahora vivo enfrente del de Ofra, con dos estilos distintos pero dignos de ser contemplados. Éste último está sumamente cuidado, limpio, pintado, destaca por eso mismo y al propio tiempo es una edificación que no molesta, no irrita ni por su altura ni por su fachada; es más, se hace armoniosa con el entorno, nos permite ver el horizonte porque es de construcción baja y campan los gatos por sus alrededores, dueños de un terreno aledaño al que el ser humano normalmente no accede. El único problema es la proliferación. En la parte superior tiene un pequeño jardín que debería lucir más lustroso, pero al parecer en esta tierra nuestra no pueden conseguir todo al mismo tiempo. Gracias amiga. Sigue escribiendo, que aquí quedamos esperando el próximo recorrido. Besos. Elena.

    ResponderEliminar